Solemos soñar que nuestro hogar sea una fortaleza impenetrable, donde nuestra familia pueda sentirse segura y saludable. Sin embargo, a veces los riesgos no son tan fáciles de identificar. Por ejemplo, ¿ha pensado que, sin saberlo, quizás estés consumiendo o utilizando productos que contengan sustancias tóxicas ?

Desde productos de limpieza hasta los que tenemos vigentes en la alacena. Estos elementos están presentes en casi todo lo que compramos y, además de identificarlos, debemos disminuir su consumo tan pronto como sea posible o, al menos, minimizarlo progresivamente.

7 sustancias tóxicas presentes en nuestro hogar

  • Mercurio Desde los económicos atunes en lata hasta los refinados cortes de salmón. En varios tipos de pescado se ha encontrado su presencia, aunque en cantidades mínimas. Sin embargo, no debe subestimarse su toxicidad, en especial si se consumen estos alimentos con mucha frecuencia durante años. También lo pueden liberar las baterías viejas o deterioradas. Es imprescindible recordar que el mercurio no desaparece y se adhiere a las superficies por décadas.
  • Soda cáustica . Seguro nos encanta ver la cocina impecable luego de usarla y no escatimamos en recursos para lograrlo. Pero muchos de los productos más tóxicos se encuentran en lo que usamos para la limpieza. Entre ellos, la soda cáustica, que es corrosiva y puede dañar la piel al contacto, se encuentra principalmente en limpiahornos.
  • Arsénico. Es otra sustancia tóxica que se puede encontrar en productos del día a día, sobre todo en frutas y hortalizas. Incluso se realizó un estudio independiente que vio que varias marcas comerciales de jugos de manzana tenían rastros de arsénico en cantidades importantes.
  • Amoníaco . Para quienes nos teñimos el cabello, probablemente sea familiar el término, porque los estilistas recomiendan hace años comprar tintes sin amoníaco, precisamente por su alta toxicidad. Pues ¿adivina? Puede encontrarse también champús y pastas dentales, así que tenemos que revisar con cuidado esas etiquetas.
  • Conservantes. Muchos de los más utilizados, como el BHA y el BHT que normalmente son parte de las comidas que vienen congeladas, resultan perjudiciales, aunque de repercusión leve. No es el caso del nitrato de sodio, que se ha identificado como cancerígeno si se consume en altos volúmenes y por largo tiempo. Los embutidos lo contienen ya que se usa para conservarlos y realzar su sabor.
  • Limpiadores de pocetas. En este, son variadas las sustancias tóxicas que pueden estar presentes en este tipo de productos, como lejía, ácido sulfúrico o ácido muriático que, por definición, son químicos muy fuertes y cuyo uso común puede afectar el sistema respiratorio, daños causar en las mucosas y, además, también es corrosivo. Se encuentran igualmente estos componentes en los líquidos o polvos para desatascar cañerías.SUSTANCIAS TOXICAS
  • Plomo . Luego de la polémica generada hace más de una década por la presencia de este metal en productos de famosas marcas de maquillaje, la FDA (Food and Drug Administration, por sus siglas en inglés) fijó medidas para que no se pase de cierta dosis de plomo en los productos de este tipo. No obstante, en 2014 la ONU indicó que este elemento podría afectar la función cognitiva en los niños. Pero ¡Ojo! que también se puede encontrar en el arroz.

 

La lista puede ser mucho más larga, pero con estas referencias sabemos que tenemos que ser más conscientes a la hora de utilizar productos de esta clase. E incluso encontrar cómo sustituirlos.

Así es como esta búsqueda nos lleva al camino de lo natural , bien sea a través de marcas que desestimen el uso de estos componentes o revisando lo que nuestros ancestros empleaban para realizar las mismas labores que nosotros hoy, como desinfectar, limpiar y embellecernos, evitando así que las sustancias tóxicas ingresen en nuestro organismo.

Ese retorno a lo que la tierra nos ofrece naturalmente, además, tiene un más amigable con el entorno, así podemos asegurarnos ambientalmente de que nuestra huella sea cada vez menos contaminante y que nuestra familia esté realmente segura.

Si quieres saber cómo vivir una vida más saludable y en equilibrio con la naturaleza ingresa   aquí