Es el órgano más grande del cuerpo y, muchas veces, el más olvidado. Sin embargo, al vernos al espejo el aspecto de la piel es una de nuestras mayores preocupaciones. En especial la del rostro. ¿Cómo estar pendiente del cuidado de la piel sin recurrir a tratamientos costosos cargados de químicos o largas rutinas para las que no tenemos tiempo? ¡Te lo contamos todo!

Al ser la cara, junto con la sonrisa, nuestra principal carta de presentación, debemos atenderla según sus necesidades. Lo primero a evaluar es si tienes piel seca, grasa, sensible o mixta . Eso define el tipo de cuidado que requiere y los productos ideales para brindarle equilibrio, luminosidad y suavidad, pero especialmente salud óptima.

No hay maquillaje que cubra una piel enferma o descuidada. Sería como pintar un cuadro en un lienzo con agujeros o rasgado. Por eso son tan importantes las rutinas de cuidado de la piel, mas es igualmente clave elegir cremas, sueros y mascarillas que contienen ingredientes naturales y orgánicos… ¡Y los aceites esenciales son el complemento perfecto!

Aceites Esenciales para el cuidado de la piel

A continuación, buscará son los más adecuados según identifiques las características de tu rostro:

Piel normal / sensible:

  • Aceite de lavanda : Indispensable para ayudar a calmar una piel irritada, incluso en caso de eczemas, dermatitis o rozaduras. Aporta frescura y mejora la elasticidad también.

Piel seca:

  • Aceite de mirra: Además de nutrir profundamente tu rostro, sin importar que haya signos de agrietada, previene el envejecimiento y un aroma delicioso.

Piel grasa:

  • Aceite de árbol de té: Contiene propiedades antiinflamatorias y antibacterianas. En casos de acné, disminuye la aparición de brotes y el enrojecimiento. Asimismo, contribuye a restaurar la dermis.

Piel mixta (seca / grasa):

  • Aceite de bergamota: Aunado a su refrescante aroma cítrico, brinda equilibrio según la zona del rostro que lo necesite (humectación a las partes secas y efecto matificante en las grasas). Eso sí: ten en cuenta que es fototóxico y puede manchar la piel si expones tu rostro al sol usándolo. Por eso es mejor utilizarlo en las noches.

¿Y para las arrugas?

Uno de los principales signos de la edad es el envejecimiento de la piel. Y si bien no es posible “detener el reloj”, sí se puede hacer algo para mantener la tonicidad, el brillo natural y la tersura en el rostro, siempre que se brinden los adecuados y con constancia. En este caso, te recomendamos no uno sino tres ingredientes claves:

  • Aceite de Neroli: Su acción hidratante y regeneradora es un bálsamo para las células. También proporciona luminosidad. Se registra su uso cosmético desde el antiguo Egipto.
  • Aceite de Sándalo Sagrado: Se desempeña muy bien como atenuante de las manchas provocadas por la exposición al sol. Además, es astringente, cierra los poros y suaviza la piel, reduciendo las líneas de expresión.
  • Aceite de Ylang Ylang: Un poderoso hidratante que nutre profundamente y favorece a su vez la regeneración celular. Con su fragancia floral relajante, es magnífica para usarla antes de dormir.
  • Con la incorporación de estos aceites esenciales en tu rutina para el cuidado de la piel, notarás los resultados muy pronto y, mejor aún, es que contarás con productos libres de parabenos o insumos tóxicos.

¡Atención! Estas recomendaciones no sustituyen la valoración y tratamiento por parte de un profesional de la medicina en caso de enfermedades dérmicas. Por lo tanto, recomendamos consultar a un especialista de confianza cuando se observe alguna condición inusual por tiempo prolongado. También sugerimos probar la sensibilidad de los aceites en el antebrazo antes de aplicarla con cremas o sérums en el rostro.

Para conocer cómo preparar estos productos utilizando los aceites esenciales ¡Contáctame por AQUÍ o mis redes sociales ! Que será un placer darte toda la información que necesitas.