¿Has oído hablar del poder sanador de la aromaterapia? Si tu respuesta es afirmativa, entonces sabrás que esta vieja práctica ha tomado fuerza en los últimos años gracias a las bondades que brinda un nivel físico y mental. Ahora, si por el contrario no conoces cómo funciona la aromaterapia, es el momento de que lo descubras con nosotros.

La terapia con aceites esenciales, como también se le conoce, es una práctica muy antigua, que consiste en usar los aceites extraídos de plantas, frutas, semillas y cortezas, para ayudar a curar algunas dolencias. Para que lo entiendas mejor, se trata de mejorar el proceso de curación innato de una persona usando aromas.

Actualmente, es una medicina complementaria muy practicada con resultados muy acertados que ha adoptado un enfoque más holístico abarcando todo el cuerpo, la mente y el espíritu (energía).

¿Cuál es su historia?

La práctica que hoy llama nuestra atención y ha ganado tantos seguidores, tiene sus inicios en las civilizaciones antiguas. Incluso, se cree que el concepto se usó hace miles de años en China, Egipto, Oriente Medio y por nativos americanos. En aquel momento, usaban la aromaterapia en masajes, baños, como medicina y para embalsamar cuerpos.

Ahora, si hablamos de la aromaterapia moderna, es el químico francés Rene-Maurice Gattefossé quien usó por primera vez el término “aromathérapie” en un libro donde plasmó todo sobre los primeros hallazgos clínicos que relacionaron el uso de aceites esenciales con la cura de dolencias físicas. 84 años después de esos hallazgos, la terapia con aceites esenciales sigue siendo la favorita en varios continentes.

 ¿Cómo funciona la aromaterapia?

Seguramente te estarás preguntando si es posible curar usando olores, y es que en este artículo nos centraremos en la aromaterapia por la vía olfativa, una de las formas de aprovechar los beneficios de los aceites y ¿cómo?,  los aromas en nuestra mente son capaces de evocar recuerdos, sensaciones y emociones, pero ¿Qué pueden hacer en nuestro cuerpo?.

La respuesta es muy sencilla, la aromaterapia actúa sobre nuestro sentido del olfato y su absorción al torrente sanguíneo. Quizá no lo sabes, pero el 15% del aire que inhalamos llega hasta los receptores olfatorios que transportan los olores a la parte del cerebro que regula las respuestas fisiológicas de nuestro cuerpo.

Los aromas llegan hasta esa área del cerebro, donde se conectan el instinto, el humor y la emoción y se cree que la terapia con aceites esenciales puede liberar sustancias químicas, que no solo liberan emociones, sino que ayudan a sanar dolencias relacionadas con el estrés , la ansiedad, la tensión muscular y el sistema inmunitario.

Beneficios para la salud física y emocional 

A la aromaterapia se le atribuyen muchos beneficios de tipo físico y emocional. Quienes hemos usado los aceites esenciales, conocemos muy de cerca sus bondades.

  1. Es perfecta para equilibrar nuestras emociones.
  2. Alivia dolencias menores como problemas digestivos, síndrome premenstrual, problemas de la piel.
  3. Reducir el estrés y la ansiedad.
  4. Mejora el sueño.
  5. Alivia la tensión de nuestros músculos y tendones.
  6. Disminuye el dolor de las personas que tienen osteoartritis de rodilla.
  7. Mejora la calidad de vida de las personas con situaciones de salud mental.
  8. Evita el envejecimiento celular.
  9. Mejora la circulación.

Pese al impacto que tiene en la curación de algunas dolencias, la aromaterapia no debe sustituir la medicina tradicional, solo debes usarla como un método complementario en tu proceso de curación.

Terapia de aceites esenciales: formas de aplicarla  

La terapia con aceites esenciales puedes recibirla de varias formas, todo depende del tipo de dolencia y el tipo de aceite que vayas a usar. Las formas más comunes son:

  • Masaje: podemos mezclar un aceite esencial con agua o alcohol. Es ideal para tratar tensión muscular o contracturas.
  • Inhalación: es el más usado y consiste en añadir varias gotas del aceite en un difusor para que el aroma se propague en el ambiente.
  • Baños: consiste en añadir las gotas del aceite esencial en la bañera de agua caliente. Es el método más usado para tratar el estrés y la ansiedad.
  • Apósitos o cataplasmas: estas compresas impregnadas de aceites esenciales pueden aplicar frías o calientes.

Aún quedan muchas cosas por contarte sobre la aromaterapia, es una práctica que sigue expandiéndose en el mundo y aquí queremos que vivas sus bondades. Comienza ahora y cuéntanos cómo te fue.

Si ya te iniciaste en el mundo de la meditación puedes descargar nuestra Guía de Meditación AQUÍ .