Cada día, más clientes de productos cosméticos como cremas, geles o lociones están cambiando de sus marcas de confianza a otras líneas por una razón simple: descubrieron que los productos que usaron en “toda la vida” todavía contienen parabenos.

 

Aunque no sepas qué son exactamente, seguro te sonará el término, pues para mantenerse en el mercado las casas cosméticas más famosas han publicitado en cuanto medio han podido cuando sus productos no contienen parabenos.  

 

¿Qué son los parabenos?

 

Se trata de sustancias químicas que se agregan a los cosméticos con el fin de que actúen como bactericidas y fungicidas. Además, entre sus propiedades está que ayuda a aumentar la longevidad del producto, para que no caduque pronto.

 

Además, se cree que la presencia de estos químicos en los productos previene la acción de otros microorganismos, con lo que tiene un valor adicional para asegurar que no se pierda la efectividad de las fórmulas.

 

Su presencia es fácilmente identificable en la etiqueta del producto. En la mayoría de los casos, la composición suele estar escrita en inglés, como ” propylparaben “, ” benzylparaben “, ” butylparaben “, ” methylparaben ” o cualquier otro nombre que termine en ” paraben “. 

 

No obstante, si se lee que el producto que nos interesa contiene “ isopropylparaben ” o “ isobutylparaben ”, tenemos que descartar de inmediato. En 2014, la Unión Europea prohibió su uso porque se desconocían sus efectos a largo plazo en el cuerpo humano y no halló suficientes pruebas de su uso seguro.

 

Otro conservante regular en productos cosméticos que está vinculado con los parabenos es el ácido benzoico o alcohol bencílico. Tanto este compuesto como sus derivados se utilizan para conservar fórmulas con un pH ácido. Protege, sobre todo, contra el moho y las fermentaciones indeseadas. Se considera un reemplazo efectivo y menos “dudoso” sobre sus efectos.

 

¿Cuál es el problema con los parabenos?

 

Por un lado, hay quienes dicen que es cuestión de “mala fama” injustificada, mientras que otros indican que sí hay razones para mantener su uso bajo la lupa. Un estudio realizado por la Universidad de Reading (Inglaterra) descubrió que el 90% de las muestras que venían de biopsias de mujeres con cáncer de mama tenía restos y trazas de parabenos químicos.

 

Hasta hoy, estos parabenos se encuentran aprobados por varias autoridades sanitarias a nivel mundial, ya que son considerados de baja toxicidad. Comunidades científicas confirmaron que el organismo las absorbe y las metaboliza para desecharlas.

 

Entonces ¿por qué tanta alharaca alrededor de estos conservantes? Resulta que por lo menos en la última década se ha sostenido que los parabenos pueden causar alteraciones hormonales en las personas, lo que se conoce como un efecto disruptor endocrino.

 

A Pesar de ola, en 2017 panel de la ONU de Expertos de la cosmética Ingredientes Revisión ( CIR , Por Sus siglas en español), Compañía Encargada de evaluar vy Revisar la Seguridad de los Ingredientes en los cosméticos, Publicando Resultados en Literatura Científica Revisada por Pares, reiteró que el uso de los parabenos en cosmética no acarrea riesgos para la salud, siempre que se mantengan dentro de las cantidades indicadas por las autoridades sanitarias.

 

Pero en los últimos años también se ha registrado un crecimiento de casos en pacientes con una afección de alergia dérmica, o rosácea, las cuales están directamente vinculadas con los parabenos. Y ya que progresivamente numerosas marcas han dejado de incluirlo en sus productos, es apenas lógico que las dudas sobre las consecuencias de su uso no se disipen del todo.

 

Y para consentir o cuidar de nuestro cuerpo de formas más sanas, la mejor opción es prescindir de los químicos tanto como sea posible. Solo hace falta dedicar tiempo a investigar las alternativas de origen natural, como las distintas preparaciones con Aceites Esenciales, a las que podemos acudir, conociendo muy bien las características de nuestra piel y los efectos que queremos lograr en ella: que sea más tersa, menos grasosa o que se mantenga tonificada por mucho más tiempo.