A la hora de limpiar y desinfectar nuestro hogar, consideramos a los productos de limpieza tradicionales como los mejores aliados para lo que puede ser una titánica batalla (en especial después de alguna reunión social). Sin embargo, la mayoría de las personas desconocen el contenido real de las sustancias que contienen, ni hablar de sus consecuencias para la salud. 

 

Si bien hay que aclarar que, para sufrir una afección de gravedad por esta causa, se debe estar expuesto a esos químicos de manera directa y prolongada o al sufrir un accidente casero, no está de más tener certeza de los contenidos de estos productos y sus efectos. 

 

Un estudio de la Universidad de Bergen en Noruega concluyó que, sin duda, los productos de limpieza dañan los pulmones y pueden ser tan nocivos como el consumo de tabaco, solo por citar un ejemplo.

 

¿Cuáles son esos productos de limpieza qué pueden afectar nuestra salud ?:

 

  • Ambientadores

 

A todas nos encanta una casa o apartamento que huela “rico”, tal vez una manzana, lavanda o pino y por eso buscamos un limpiapisos o un ambientador con esos aromas. Parece una elección inocente, pero las fragancias de los ambientadores, los detergentes e incluso en el papel higiénico (de las más buscadas) son más perjudiciales de lo que imaginamos.

 

Estos artículos contienen ftalatos; son agentes que permiten que las fragancias se mantengan en el producto. Comúnmente las empresas no identifican este químico en sus etiquetas, pero una buena pista es que indiquen que contienen “perfumes o aromas artificiales”.

 

  • Blanqueadores

 

productos de limpiezaEn el afán de mantener espacios como el baño y la cocina escrupulosamente limpios, numerosas personas caen en el error de mezclar productos sin tomar en cuenta su composición y reacciones químicas. Es así cómo pueden causar a sí mismos y a sus seres queridos daños en la salud que pueden ser irreversibles.

 

Esto es común también cuando se trata de blanquear la ropa. El producto más conocido para esta tarea es el cloro. Si se combina, por ejemplo, con vinagre genera gases tóxicos que pueden afectar los ojos y los pulmones. Y si se mezcla con alcohol, produce cloroformo y ácido muriático, altamente nocivo para el sistema nervioso, renal y la piel.

 

  • Limpiahornos y destapacaños

 

Un producto derivado del cloro es el hidróxido de sodio. Usualmente se consigue en limpiadores de hornos y destapacaños. La exposición al hidróxido es perjudicial porque, si entra en contacto con las mucosas, en especial con los ojos o la piel, puede causar quemaduras graves. 

 

Su inhalación también puede dar origen a fuertes dolores de garganta que, por lo general, duran varios días. Además, es bien conocido lo corrosivo que resultan estos productos, por lo cual recomiendan sus propios fabricantes que no se manejen sin usar guantes.

 

  • Limpiadores multiuso

 

Si a estas alturas considerabas la opción de descartar los productos anteriores y optar por un “multiusos”, tenemos noticias… y no son las mejores. El 2-Butoxietanol y el amoníaco son productos tóxicos que se pueden encontrar en limpiadores universales, incluso en los de cristales y de joyería. 

 

El olor dulce es una característica del 2-butoxietanol, el cual se considera un factor común causante de edema pulmonar. Por su parte, el amoniaco, que también tiene un olor muy particular, puede causar ataques en personas asmáticas.

 

¿Existen alternativas para reemplazar los productos químicos?

 

La respuesta corta es sí. Solo que tal vez no existen muchas marcas que comercializan productos amigables con el ambiente y sin efectos secundarios para la salud. También es posible que algunos resulten más costosos, pero que a largo plazo nos eviten enfermedades, lo que definitivamente vale la inversión.

 

También podemos acudir a nuestras madres, padres y abuelos para buscar opciones más naturales que probablemente ellos utilizarán en el pasado y eran iguales de efectivas y además puedes empezar a usar Aceites Esenciales para hacer tus propios productos. En mi Ebook puedes encontrar distintas recetas, Descárgalo AHORA